Hello world!
8 de julio de 2020

Oops...
No slides found, please add some slides
prevención de incendios

Sabemos que el verano es el momento más delicado y peligroso en lo que se refiere a incendios forestales, y es importantísimo que todos participemos en la prevención de incendios y entre todos consigamos reducir el número de hectáreas que cada año arden en España.

Respetar las normas y consejos de nuestras comunidades autónomas y conocer las pautas a seguir ante un incendio son de vital importancia en estos meses de calor.

Empecemos por los consejos:

Consejos para la prevención de incendios forestales

No encender ningún tipo de fuego, nunca.

Ni siquiera en zonas autorizadas el resto del año, en el periodo anual comprendido des del 1 de junio al 1 de noviembre no se debe encender ningún fuego, ni barbacoas ni provocar ninguna chispa con cualquier artefacto.

Puede parecer que este consejo es una obviedad, pero en absoluto lo es, ya que a menudo la gente olvida este simple y obvio consejo y celebra una barbacoa en zonas habilitadas que, insistimos, no lo están en este periodo de máximo riesgo.

Si decidimos pasar un agradable día de campo, hay que disfrutar de un buen bocata de tortilla de patatas o de una buena fiambrera llena de ensalada o carne rebozada, por ejemplo. Seguro que con esta receta comeremos muy bien y pasaremos un día divertido…y seguro!!

No ensuciar el entorno con cristales, cerillas, colillas, etc.

No ensuciar cualquier entorno es una regla cívica básica, pero lamentablemente hay gente que no la cumple, y en verano, en los bosques o zonas forestales, esta medida es básica para evitar incendios forestales, más allá de que es, o debería ser, un comportamiento mínimo de un ciudadano normal.

Las colillas, obvio decirlo, son una auténtica «bomba de relojería» en el entorno forestal, por muy bien apagadas que pensemos que están. Para una correcta prevención es necesario no fumar en esos entornos o si lo hacemos, mojar bien en una botella con agua las colillas y dejarlas allí, tirando luego la botella en un contenedor.

Los cristales, ya sean rotos o botellas, son también un peligro muy elevado para los bosques, ya que por el efecto «lupa» pueden encender una llama que ocasione un incendio. Así, los plásticos o cualquier otro residuo pueden ocasionar o alimentar una llama y provocar una situación de peligro.

No utilizar maquinaria en zonas forestales.

En zonas forestales no debemos usar nunca en este periodo del año,  ni motosierras, ni ningún equipo de soladura, ni ninguna maquinaria o herramientas mecánicas que puedan generar una chispa que pueda ocasionar una llama.

 

Consejos para los vecinos de la zona forestal.

Las personas que disfrutan en su hogar o segunda residencia de un entorno tan privilegiado como una zona boscosa pueden ayudar en la prevención de incendios con medidas sencillas pero que pueden ser la diferencia entre un susto y un incendio forestal de dimensiones considerables.

Se aconseja que en los límites, planten especies que no ardan fácilmente, y que no construyan barbacoas en los límites de la finca, por el riesgo a que una pequeña llama o brizna encendida ocasione un incendio. Además, aunque la barbacoa no esté en el límite de la finca, es importante no utilizarla cuando el día presente medias o fuertes ráfagas de viento.

Del mismo modo, es importante mantener los entornos urbanizados muy limpios, sin escombros y con contenedores que recojan cualquier basura o desecho.

Debemos comunicar vertederos ilegales a las autoridades.

Si nos encontramos en el bosque con una acumulación ilegal de vertidos y basuras, hay que avisar a las autoridades, ya que son un foco de propagación peligrosísimo de cualquier pequeña llama.

Debemos tomar consciencia de que nuestra actitud y comportamiento de ayuda a los cuerpos de seguridad es muy importante. Ellos no pueden cubrir todo el territorio, y no pueden conocer todo lo que ocurre. De este modo, debemos tomarnos la molestia de llamar y ayudar a localizar cualquier foco de vertidos y basuras que podamos encontrar por el bosque mientras damos un agradable paseo.

¿Qué hay que hacer y qué no hay que hacer, ante un incendio forestal, ante esa situación en que el peligro ya es real porque el fuego ya ha aparecido en el bosque?

Es muy importante sintetizar y conocer las reglas básicas para que resulte fácil de recordar justo cuando el miedo, los nervios, o el pánico pueden hacen aparición y ralentizar nuestra correcta reacción. Recordemos, una vez más, que todas la normas que aprenderemos hoy deberían aplicarse en una situación de «calma» (dentro de lo que cabe).

Hecha esta introducción, pasamos a conocer las medidas y reacciones que nos ayudarán a potenciar nuestra seguridad y la de las personas que nos rodean.

Avisad a las autoridades mediante el 112 en cuanto detectamos el fuego

Cada vez es más fácil, recordad la app My112 con la que desde nuestro smarphone y en solamente cinco segundos podemos comunicar y ayudar a geolocalizar el incendio a los bomberos.

No hay que esperar ni un segundo, no podemos dudar, en cuanto vemos un incendio hay que llamar para conseguir que la reacción de los cuerpos de seguridad sea lo más rápida posible.

Si el fuego es pequeño, intentad apagarlo con agua, ramas o tierra a la base de la llama.

Solamente si es muy pequeño, como una pequeña hoguera, que se acaba de producir, podemos intentar apagarlo utilizando agua o tierra, y tapando posteriormente las brasas apagadas con tierra a la vez que retiramos las ramas de alrededor.

Huid del fuego en dirección opuesta al humo.

La dirección del humo nos indica hacia dónde sopla el viento, y hacia allí se desplazará el humo, hay que huir si podemos hacia el lado opuesto y si es posible respirando por la nariz con un trapo mojado.

Corred bajando pendientes, nunca subiendo.

El fuego y el humo ascienden en un «efecto chimenea», de tal manera que hay que bajar las pendientes de la zona, huir siempre descendiendo en altura para evitar quedar acorralados en zonas altas por el fuego y quedarnos sin salida.

No hay que buscar refugio en lugares profundos y hay que evitar tratar de cruzar las llamas.

Evitad siempre esconderse en cuevas, zonas profundas del bosque o lugares similares, ya que será un espacio que no os permitirá huir. Solamente en caso de que sea necesario podemos intentar cruzar las llamas por el espacio más débil del frente de fuego, pero si hay cualquier otra opción, hay que elegirla.

Si el fuego nos alcanza, deberemos situarnos en la zona ya quemada y a espaldas del viento.

Siguiendo con el principio de intentar mantener la calma, deberemos tener la sangre fría para situarnos en la zona ya quemada y calcular bien hacia donde sopla el viento para situarnos detrás del sentido del que sopla, de tal manera que las llamas no se nos acerquen.

 

Todos estos consejos nos ayudarán a salvar nuestras vidas en un incendio pero recordemos que el mejor consejo en participar activamente en la prevención de incendios.

Insert your content here
Insert your content here