Bienvenidos a PrevenBlog,

La semana pasada iniciábamos una serie de artículos dedicados a la protección y prevención de riesgos ante una tormenta eléctrica y contra los rayos, buscando que ante la sorpresa de una inclemencia meteorológica de este tipo estemos lo más preparados posible y podamos seguir útiles consejos y medidas. Así, en este primer post tratábamos la prevención si la tormenta nos sorprendía en zonas abiertas o forestales.

Hoy es el momento de centrarnos en las medidas a tomar si la tormenta nos sorprende en nuestra vivienda o el cualquier hogar, de tal manera que, todo y que es evidente que en principio los riesgos son menores, hay que hacer una buena prevención para estar seguros y evitar daños personales, que son los más importantes de evitar, y daños materiales.

lighting-1368798_1280Algunas de estas medidas son de una lógica aplastante, pero hay que tener presente que frecuentemente la medida más elemental y lógica es la más ignorada, precisamente porque la pasamos por alto, nos preocupamos de medidas de carácter menos elemental y, por decirlo de alguna manera, nos encontramos en una situación en la que se puede aplicar aquello de que «los árboles no nos dejan ver el bosque», con el correspondiente riesgo que ello puede conllevar para nuestras familias y para nuestro hogar.

Antes de analizar estas medidas a aplicar en el hogar, os recomendamos echar un vistazo a un artículo que hicimos hace algún tiempo, y que tiene mucha relación con las tormentas y el aparato eléctrico que pueden llevar implícito. Este artículo os plantea las medidas para evitar cortocircuitos en la vivienda, y si bien no es exactamente de lo que hoy os hablamos, siempre puede ir bien darle una nueva lectura ya que todo tiene un punto en común: la electricidad.

Hecho este preámbulo, es el momento de analizar las medidas de protección y prevención en caso de vivir una tormenta en nuestro hogar o en una vivienda:

No salir al balcón o asomarse a la ventana para ver la tormenta.

A esto nos referíamos con que, a menudo, la medida más elemental y simple es la que más olvidamos. Porque, seamos sinceros, a todos nos llama la atención mirar una tormenta, y más cuando hay rayos protagonizándola.

Además, actualmente con los smartphones, todos nosotros llevamos permanentemente una cámara de fotos y vídeo encima, y la tentación de hacer un vídeo o fotos y subirla, por ejemplo, a nuestras redes sociales es muy alta.

Los rayos son hermosos e imponentes, la luz, el poder que desprenden y el tener esa versión de la naturaleza delante en su máximo esplendor se hacen difícil de resistir, pero hay que evitar observarlos en el exterior, puesto que nos convertimos en posibles receptores del rayo, ya sea totalmente o por el hecho de caer cerca. Recordemos que no es necesario que un rayo nos caiga plenamente encima para sufrir heridas por su causa.

Cerrar posibles corrientes de aire. Cerrar puertas y ventanas.

lightning-1082080_1280Esta medida es especialmente delicada en el caso de una tormenta de verano. Nos explicamos. Si una tormenta cae en pleno invierno, las ventanas y puertas estarán cerradas por la sencilla rezón de que hace frío, o mucho frío.

El problema surge con las tormentas que, según la zona, más aparatosas son en cuanto a su carga eléctrica, hablamos de las tormentas de verano.

Estas tormentas, especialmente en la zona de la costa mediterránea, son muy fuertes en verano, pero muchas veces no refrescan demasiado el ambiente, con lo que en casa puede hacer calor si la mantenemos cerrada. Bien, es importante no abrir, aunque ello implique pasar calor, ya que las corrientes de aire pueden ser conductoras de descargas y rayos, con lo que es mejor cerrar y mantener la casa a salvo, aunque pasemos calor por el hecho de que la tormente se dé a finales de agosto.

Sabéis que PrevenFoc tiene sede en Barcelona, en Catalunya, y os podemos asegurar los que vivimos en esta zona que a finales de agosto, según el año, vivimos tormentas en la costa que hacen temblar los cimientos de las casas, pero que no refrescan el ambiente, o lo hacen poco, y en cambio tienen un altísimo aparato eléctrico con el riesgo que ello conlleva. Hay que evitar abrir ventanas y balcones, mejor sudar que tener un buen susto.

Desconectar aparatos eléctricos de todo tipo y antenas de televisión.

Esta es la medida que mejor seguimos todos, la tenemos realmente clara, y es una suerte, porque es realmente importante.

Hay que desenchufar todos los aparatos eléctricos para evitar sobrecargas eléctricas que pudieran provocar un cortocircuito y por tanto un incendio en la casa, de la misma manera que es fundamental desconectar la antena de la televisión del aparato, ya que la entena es un saliente sobre el que puede caer un rayo, tal y como ha sucedido muchas veces, dejando la televisión totalmente fundida e inservible.

En principio, tal y como os hemos comentado, esta es la medida que más presente tenemos todos, pero siempre es bueno recordarla.

Contra lo que mucha gente, no obstante, dejar luces encendidas mientra cae la tormenta no aumenta para nada el riesgo de recibir la descarga de un rayo, de tal manera que no hace falta dejar la casa a oscuras.

Evitar en la medida de lo posible el uso del agua corriente.

A pesar de que a veces sea complicado, hay que evitar bañarse, ducharse, utilizar el lavavajillas y hay que evitar el uso en general del agua corriente, ya que como bien sabemos el agua es conductora de la electricidad y podría actuar de vehículo para conducir una descarga eléctrica por la caída de un rayo debido a una tormenta.

No permanecer cerca de muebles metálicos.

close-up-751306_1280Todos los elementos metálicos son conductores, no en cambio los de madera. Así, si en casa hay sillas y mesas de madera, será en estos muebles donde mejor estaremos y más seguros.

Las sillas, mesas o elementos decorativos metálicos pueden potenciar y recoger descargas, o parte, que hayan caído cerca, y podrían herirnos aunque no fuera grave. Debemos pensar que aunque pueda parecer improbable, cuando una vivienda se encuentra en zonas elevadas sobre las que recae una fuerte tormenta, todo elemento conductor se puede convertir en un problema serio.

Bien, segunda entrega dedicada a las tormentas y a los rayos, en esta ocasión centrada en cómo protegerse y cómo hacer la mejor prevención en caso de vivir una tormenta con aparato eléctrico en el hogar.

La próxima semana cerraremos la serie con una serie de consejos y medidas para realizar primeros auxilios a una persona que ha sido alcanzada por un rayo, ya sea totalmente o por cercanía al lugar de la caída de la descarga.

Para finalizar, os invitamos a disfrutar de la foto que podéis observar a continuación:

Hoy queremos aprovechar la temática de este nuevo post de PrevenBlog para presentaros el fantástico trabajo de un buen amigo nuestro.

Fran Aguilera, fotógrafo de L’Hospitalet de Llobregat, nos ha cedido muy amablemente esta magnífica fotografía hecha en la ciudad de L’Hospitalet en plena tormenta de verano.

Os invitamos a visitar el espacio en FLICKR que tiene Fran para que podáis disfrutar de todas sus fotos, y así podréis ver que no exageramos al decir que su trabajo es excelente, disfrutad con las fotos de Fran !!

Le damos las gracias a Fran y esperamos poder seguir contando con sus fotos en futuras publicaciones.

 

Cerramos como siempre, os invitamos a compartir nuestros contenidos en vuestras redes, hoy con más razón todavía, y recordad que «la prevención en equipo es siempre más efectiva» !!

También os puede interesar…

Pin It on Pinterest

Share This